Home OPINIÓN Algo que vale la pena leer

Algo que vale la pena leer

0
0

 

 

 

ALBERTO BOARDMAN

 

Mi Vida, Stephen Hawking

 

Coincidiendo que este 8 de enero se conmemoró un aniversario más del nacimiento del astrofísico, divulgador científico y físico teórico, Stephen Hawking, hace algunos años se publicó el libro «Breve Historia de Mi Vida», una autobiografía sencilla, dinámica e ingeniosa, que nos presenta el lado más humano de uno de los grandes científicos de nuestra era.

 

Publicada originalmente para editorial Crítica en 2014, en apenas 148 páginas enriquecidas con excelentes imágenes, el humor y la humildad características del pensador británico, nos revelan desde su infancia, juventud y familia, hasta los desafíos que impuso su enfermedad y la manera en la que abordó las adversidades profesionales y personales en la consolidación de su legado.

 

Clasificada como una ventana al cosmos personal de Hawking, uno que por cierto, fue muy reservado siempre por él mismo, la obra narrada en primera persona se lee con la agradable sensación de estar entablando una charla de café con el maestro, quien a través de anécdotas, recuerdos e incluso, explicaciones sencillas y fáciles de comprender, da cuenta de sus complejos razonamientos.

    

Al igual que en sus anteriores publicaciones, “Una breve historia del tiempo, del Big Bang a los agujeros negros”, «La gran ilusión», o «La teoría del todo», la obra  además de su motivación autobiográfica, logra transmitir un mapa muy claro de los avances realizados por la raza humana en la comprensión total de las leyes que gobiernan el universo. Y es que precisamente, el éxito de Hawking siempre fue sencillo dentro de lo complejo, explicar los dos cuestionamientos fundamentales de la humanidad: ¿De dónde venimos y hacia dónde vamos?, la posibilidad de descubrir una teoría completa unificada, pero tomando en cuenta la necesidad de que todas las personas pudieran acceder al conocimiento básico de la ciencia para tomar decisiones estando informados en un mundo cada vez más científico y tecnológico.

 

Y es que finalmente, como el propio Stephen argumentaba: “El peor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, sino la ilusión del conocimiento”.

 

Una historia de vida y ciencia, totalmente recomendable.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.

 

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *