Home ESPECIALES ¿El socavón, la vida de Múzquiz?
¿El socavón, la vida de Múzquiz?

¿El socavón, la vida de Múzquiz?

0
2

Mayra Guerra

MÚZQUIZ, COAH.- En el libro Noticia Histórica Minera de México, del Ing. Santiago Ramírez editado en el año de 1884, aparece la información de que un poco antes de la guerra de Independencia de 1810, se habían iniciado los trabajos para la construcción de un socavón con el fin de extraer el agua de la Mina de San Juan de Múzquiz, para poder continuar profundizando las obras mineras que se habían proyectado.

Con motivo de la citada guerra los trabajos se suspendieron, y por ende el socavón; Los trabajos en la Mina se reanudaron el años de 1888 en que fue nuevamente denunciada. Unos años más tarde y debido a los problemas del agua, los dueños dela Mina la vendieron a la Compañía Minera Alabama de Mobile, Alabama U.S.A. Esta Compañía envió al Ing. James Williamson para que efectuara los estudios necesarios, para el desagüe de la mina; aconsejando el citado Ing. La continuación o apertura de un socavón como la solución más recomendable.

Los trabajos se iniciaron en 1888 y se suspendieron en 1890 antes de la terminación del socavón, debido a que los mineros que trabajaban en la obra empezaron a escuchar fuertes ruidos de corrientes de agua subterráneas; usando barrenas largas comprobaron que estaban próximos a comunicar con una grieta o fractura, lo que sucedió al llegar a los 387 m., de cuele de la obra. El agua que fluyó del socavón en aquella fecha llegó a los 2,000 l. por segundo, por esta razón la comunicación con la mina de San Juan no se llevó a cabo, debido a la cantidad de agua que fluía, no se podía seguir trabajando.

Posteriormente por pruebas efectuadas en relación con el curso de las aguas se llegó a la conclusión de que las aguas del socavón provenían de la antigua Laguna de Mayrán, actualmente seca y que se localiza a unos 30 km. Al norte de la ciudad de San Pedro de la Colonias, Coahuila.

 

El agua del socavón en la vida de la ciudad de Múzquiz y sus zonas aledañas al norte

Si se toma como base que el agua potable es el elemento número uno para la subsistencia del hombre, el agua del socavón debe considerase como el elemento que le ha dado vida a la ciudad ya que desde la apertura del socavón hasta la fecha (más de 100 años) ha proporcionado el agua potable a la ciudad; y el agua excedente en épocas propicias ha servido para irrigar las tierras de cultivo al norte de la ciudad. Esta agua para riego es conducida a través de un canal de tierra construido a finales del siglo pasado, y con una longitud de 3500 m. Y unos 15 km. De canales secundarios.

 

 

 

El socavón de la mina de San Juan se localiza al sur a unos 10 grados de la ciudad de Múzquiz y a una distancia de ella de 4 km. En el faldeo bajo y norte de la Sierra de Santa Rosa.

El agua del socavón debido a que nace a unos 70 mts. más de altura que la elevación de la ciudad, esta fluye por gravedad sin ningún problema de bombeo, lo que hace más fácil su conducción, y por los mismo su costo se abarata considerablemente. Por otro lado el agua del socavón es potable en forma natural.

Con motivo de la apertura del socavón en 1890, los ojos de agua que existían a sus alrededores (17) se secaron, por lo que para compensar ésta pérdida a los propietarios se les distribuyó parte del agua del Socavón. La distribución provisional se mantuvo hasta el año de 1926 en que la Secretaría de Agricultura y Fomento, de acuerdo a la ley vigente de aquellos años referente a las aguas, nacionalizó esta agua 1260 l por segundo y las concesionó a pequeños propietarios y agricultores, en la forma que existe hasta la fecha.

Inicio de la construcción de la red de agua.

Se iniciaron los trabajos de la red el día 8 de Noviembre de 1943 y se terminaron e inauguraron el día 29 de Octubre de 1944.

Los trabajos ejecutados consistieron en:

*Una línea de conducción de agua de 3” de diámetro y una longitud de 5200 m. Desde el socavón hasta las calles Fuentes y Santa Rosa, con una capacidad de 30 l. por segundo, para proporcionar agua a unos 5000 habitantes, con unas 1000 tomas domiciliarías.

*Tubería de distribución de varios diámetros con longitud de 7 km.

Además se construyó el muro de mampostería que rodea la salida del socavón y a 2700 m. del mismo se construyó una pila de almacenamiento de mampostería con capacidad de 200 000 l. El monto de las obras mencionadas ascendió a la cantidad de $ 300,000 con aportaciones del 50% de la Federación, 25% del Gobierno del Estado y 25% del Municipio.

 

Trabajos y obras posteriores

En 1958 se hizo un levantamiento topográfico del socavón y sus alrededores con lo que se determinó que el socavón tenía una obstrucción o tope en la salida del agua de unos 4 m. de altura, lo que impedía la libre salida del agua.

Entre 1980 y 1984 se elaboró un proyecto que tenía como objetivo la limpieza  y bajar los tubos de conducción unos 4 mts. Al nivel del piso del socavón y aprovechar al máximo el volumen de agua.

 

En 1990 con motivo de una sequía importante, el agua del socavón bajó a unos 125 l. por segundo; se hicieron gestiones ante los gobiernos federal y estatal, para llevar a cabo las obras proyectadas; las dependencias oficiales después de estudiar el proyecto y su vialidad, lo aceptaron; iniciándose las obras en mayo de 1994 y se terminaron en diciembre de 1995.  Como resultado de dichos trabajos se logro bajar la salida del agua a nivel del piso del socavón y se encausó por un tubo de 30” hasta una distancia de 400 mts. Donde se interconectar con los tubos de conducción ya existentes. El tubo de 30” principió a trabajar el 15 de diciembre de 1995 con magníficos resultados ya que el agua tiene más presión de salida y por la tanto aumentó el volumen del agua en el  tubo de conducción. A partir de ésa fecha el problema de abastecimiento de agua de la ciudad prácticamente quedó resuelto, en un porcentaje aceptable.

 

La red actual

Debido al aumento de la población, a partir del año de 1952, causado por el auge minero en la región, se hizo necesario aumentar el volumen de agua para la ciudad y ampliar la red de agua; para esto se instaló otro tubo de 10” de Diámetro y 2600 m. De longitud, del socavón a las pilas de almacenamiento, y se construyó una nueva pila de depositó de 650 000 l. de capacidad. Posteriormente un nuevo tubo de conducción de 12” de diámetro y se construyeron 2 nuevos tanques de almacenamiento con capacidad para almacenar 1 500 000 l. de agua. Además la tubería de 12” y 10” de diámetro para la introducción del agua a la ciudad. El volumen de almacenamiento del agua en la pilas es de 2, 300,000 l.

El aforo actual del agua que llega del socavón a las pilas de almacenamiento es de 200 l. por segundo, equivalentes a 17 000 000 de l. de agua por 24 horas, para una población estimada en 45,000 habitantes.

Actualmente se manejan alrededor de 8000 tomas domiciliarias, en la ciudad con éste volumen de agua le correspondería a cada habitante de la ciudad unos 375 l. diarios; esto significa que estamos gastando o desperdiciando alrededor de 75 l. por persona y por día; ya que lo normal sería un gasto por persona de 300 l. máximo.

De 12 km. de tubería de la red de aquellos años a la fecha ha llegado a unos 120 km. de longitud entre líneas de conducción, introducción y distribución.

Como ya se ha visto a través de los años, al agua del socavón en su volumen es muy inestable, aumentando notablemente en época de lluvias y disminuyendo en épocas de seca. De 2000 l. por segundo en 1890; bajó a 1280 en 1926; de 1935 a 1971 se mantuvo más o menos en 1500; en 1980 bajó a 450 l., en 1984 360 l. hasta mayo 15; en mayo 17 subió a 1725, en 1987 bajó a 350 l.

En 1996 hasta agosto el agua bajó a 150 l. por segundo la mayor disminución en todo el siglo; lo que ocasionó que el abastecimiento del agua en la ciudad se hiciese por sectores y determinadas horas en el día.

A pesar de estas variaciones del agua del socavón, estimo que la fuente de abastecimiento del mismo es de bastante consideración y volumen, ya que de no ser así no sería posible que en 118 años de existencia no se haya agotado totalmente.

El agua potable necesaria para abastecer  a la ciudad y sin problemas es de unos 175 l. por segundo, para dar a cada habitante 340 l. por día.

En Múzquiz estamos muy acostumbrados a desperdiciar el agua fuera de lo normal por lo que para evitar un desabasto en el futuro próximo debemos concienciar a la población para hacer un mejor uso de ella.

 

Alternativas

Debido a la crisis que se presentó en 1996 por el descenso del agua del socavón, se hicieron gestiones para la perforación de pozos profundos para en caso de emergencia, utilizar el agua de los mismos, para introducir a los tubos de conducción de la ciudad.

Se perforaron 2 pozos con un promedio de 300 m. de profundidad, uno en el cañón de Aparicio y el otro a unos 300 m. al  sur de las pilas de almacenamiento. El pozo de Aparicio resultó bastante bueno pues llegó a producir en las pruebas que se le hicieron, alrededor de 200 l. de agua por segundo; suficiente para que en caso de emergencia, abastezca a la ciudad del agua potable.

Además éste pozo tiene su línea de conducción de la bomba hasta interconectar con los tubos de conducción de la ciudad sólo resta arreglar algunas fugas que resultaron al probar la línea; y probar por más tiempo el equipo de bombeo.

El pozo cercano a las pilas que perforó el GAN no se probó y el agua resultó un poco azufrosa. Este pozo en caso dado se pudiera utilizar probándolo y equipándolo para hacer llegar el agua a la cascada.

 

Peregrinación a San Isidro Labrador

Desde hace varios años se ha vuelto una tradición para la población de la cabecera municipal realizar una peregrinación en la que participan empleados de la Junta Administradora de Agua Potable y Alcantarillado de Múzquiz (JAAPAM)  a la cual se invita a un cura de la localidad y al llegar a su destino que es el socavón, se lleva a cabo una misa, efectuándose cada  15 de mayo.

Cabe mencionar que el socavón es la fuente principal de abastecimiento de agua que cuenta con tres líneas, dos son de 10” de cemento de asbesto y la tercera de manguera   de polietileno de alta densidad de 14”, contando con agua 100% pura, sin embargo, debido a la solicitud de la jurisdicción sanitaria por higiene y salud  se le debe de inyectar gas cloro para eliminar microbios y bacterias, efectuándose el proceso en las pilas.

 

Prohibido ingresar a nadar en el lugar

Aunque muchos quisieran debido a los altas temperaturas que se registran en la ciudad, y a lo cristalino del agua echarse un chapuzón en el socavón, la entrada queda estrictamente prohibida, por tal motivo desde el arribo del lugar se cuenta con letreros en los que se menciona que el acceso queda restringido, dándolo a conocer así el presidente municipal Luis Fernando Santos Flores quien dice el socavón es de los lugares más emblemáticos del municipio, y al ser cuestionado para cuántos años tiene agua ese importante ojo de agua, refirió que dará vida por muchos años más, siempre haciendo hincapié en la importancia de cuidar el líquido evitando el uso irracional.

Para finalizar una frase que se utiliza entre los pobladores a quienes visitan la cabecera municipal o comienza a radicar es: “si tomas agua del socavón, nunca dejas Múzquiz” haciendo alusión a que los que se van y tomaron agua del socavón siempre regresan.

 

Información proporcionada por el coordinador de Recursos Humanos de JAAPAM: Licenciado Ricardo Adán Míreles Piña.

Extractos tomados de los apuntes que efectúo el Ingeniero Armando de Hoyos Galicia, quien fue gerente de JAAPAM en 1979 a 1981, regresando en el año 1988 siempre apegado a JAAPAM, mismo que sin pertenecer a la nómina realizó importantes proyectos de la red de agua.

 

 

Comment(2)

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *