Home OPINIÓN Carpe Diem!
Carpe Diem!

Carpe Diem!

0
0
By:Me

Consejos chinos para la vida: 

Nunca olvides que existen cuatro cosas en la vida que jamás se recuperan:
La piedra, después de arrojada;
La palabra, después de proferida;
La ocasión, después de perdida,
El tiempo, después de pasado.
* Da más a las personas de lo que ellas esperan, y hazlo con alegría.
* Cásate con alguien con quien te guste conversar. A medida en que vayan envejeciendo, tu talento para comunicarte se tornará tan importante como para todos los demás.
* No creas en todo lo que oyes. No gastes todo lo que tienes. No duermas tanto como puedas.
* Cuando digas “yo te amo”, sé sincero.
* Cuando digas “lo siento mucho” mira a los ojos de la persona.
* Deberías estar de novio por lo menos seis meses antes de casarte.
* Cree en el amor a primera vista.
* Nunca te rías de los sueños de otros. ¡Quien no tiene sueños, no tiene mucho!
* Ama profundamente y con pasión. Puede que te hieran, mas es el único modo de vivir una vida completa.
* Cuando discutas, juega limpio. Por favor, nada de insultos.
* No juzgues a nadie por sus parientes.
* Habla lento, pero piensa rápido.
* Cuando te hagan una pregunta que no quieras responder, sonríe y pregunta; “¿Por qué deseas saberlo?”
* Recuerda que grandes amores y grandes realizaciones conllevan grandes riesgos.
* Di “salud” cuando alguien estornude.
* Cuando pierdas, no pierdas la lección.
* Recuerda lo de las tres “R”: Respeto por ti mismo. Respeto por los otros. Responsabilidad por tus actos.
* No dejes que una pequeña pelea haga perder una gran amistad.
* Cuando notes que has cometido un error, toma providencias inmediatas para corregirlo.
* Sonríe cuando atiendas al teléfono. Quien te llama podrá percibirlo en tu voz.
* Pasa algún tiempo solo y reflexiona.
* (Anónimo)
* Para sonreír.- Después del largo sermón el pastor despedía a sus feligreses. en la fila uno de ellos le dice: Pastor: “Su sermón fue simplemente maravilloso, muy vigorizante, inspirador y refrescante.” El ministro por supuesto se alegró con una gran sonrisa, entonces el feligrés añade: ¡Me sentí como un hombre nuevo cuando desperté!”.

 

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *