Home MUNDO Vikingos llegaron a América casi 500 años antes que Colón: estudio
Vikingos llegaron a América casi 500 años antes que Colón: estudio

Vikingos llegaron a América casi 500 años antes que Colón: estudio

0
0

 

Científicos determinaron que un asentamiento vikingo de la isla canadiense de Terranova fue ocupado en 1021 después de Cristo, 471 años antes del primer viaje de Colón

 

Reuters

 

WASHINGTON.- Mucho antes de que Cristóbal Colón cruzara el Atlántico, ocho construcciones con entramado de madera y cubiertas de césped se levantaban en una terraza sobre una turbera y un arroyo en el extremo norte de la isla canadiense de Terranova, evidencia de que los vikingos habían llegado primero al Nuevo Mundo.

Sin embargo, el momento preciso en el que los vikingos viajaron para levantar el asentamiento en L’Anse aux Meadows no estaba claro… hasta ahora.

Científicos revelaron este miércoles que un nuevo tipo de técnica de datación, que utiliza una tormenta solar de hace mucho tiempo como punto de referencia.

La técnica fue utilizada en tres piezas de madera cortada para el asentamiento, y todas apuntaron al mismo año.

El viaje vikingo representa múltiples hitos para la humanidad:

El asentamiento ofrece la evidencia más antigua conocida de un cruce transatlántico.

También marca el lugar donde los humanos finalmente recorrieron el total de la circunferencia del mundo, miles de años después de que entraron a América del Norte a través de un puente terrestre que una vez unió a Siberia con Alaska.

Los vikingos, o pueblo nórdico, eran marinos de regiones escandinavas, actualmente Noruega, Suecia y Dinamarca. Se aventuraron por Europa, a veces colonizando y otras veces comerciando o saqueando. Poseían extraordinarias habilidades para la construcción de barcos y la navegación y establecieron asentamientos en Islandia y Groenlandia.

Muchos elogios deberían ir a estos europeos del norte por ser la primera sociedad humana en atravesar el Atlántico», consideró el geocientífico Michael Dee de la Universidad de Groninga en los Países Bajos, quien dirigió el estudio publicado en la revista Nature.

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *