Home OPINIÓN Editorial Enclave
Editorial Enclave

Editorial Enclave

0
0

 

Por: Mario Véliz

Desacato

 

Primero dijo que estaría sentado en la mesa de diálogo para el rescate en Pasta de Conchos, hoy en Sabinas, en un abierto desacato a la orden presidencial.

Luego corrigió el rumbo y confirmó que estará mañana en Pasta Conchos, aunque que no dijo para qué.

Qué pretende Napoleón Gómez Urtutia con el anuncio de su visita a Coahuila?

Primero, quiso meterle ruido a la primera reunión de la mesa de diálogo para zancadillear a Cristina Auerbach, quien lleva la voz cantante en los acuerdos.

Pero se le cebó el lance.

Tan desinfornado sigue Napoleón II (sus palafreneros de la Carbonifera andan con una rueda por el monte) que no sabe que la mesa de diálogo sobre Pasta Conchos no es en Sabinas… Es en San Juan de Sabinas, vamos, en Nueva Rosita.

Napoleón II está como la Chimoltrufia y aunque se encuentra desquiciado porque se le desmorona su castillo de arena, no es pendejo.

Por lo pronto se olvida de Monclova (ahí nada tiene ya que hacer) y enfoca su ataque sobre la Región Carbonifera, donde están pendientes cuatro recuentos por la titularidad de igual número de contratos de trabajo con empresas subsidiarias de Ahmsa.

Ese es ahora el centro de su atención.

Escudado en las mujeres como siempre lo hace, Napoleón trae por delante a seis viudas de Pasta Conchos (el resto esta con Cristina Auerbach) para abrir terreno.

Sus operadores políticos resultaron un fracaso.

Su anunciada visita tiene además el objetivo de provocar, de desestabilizar, de confundir a los mineros del carbón.

Pero a diferencia de su apoteósica visita a Pasta Conchos el pasado 19 de Febrero, ahora lo estarán esperando los democráticos.

La Carbonifera es territorio democrático, le pese a quien le pese.

Y en ese estado de cosas, el resultado de su visita, si es que se anima a venir, será de pronóstico reservado.

En el mismo sentido, de norte a sur y de oeste a este, Napoleón II se ganó el repudio de quienes hasta hace un año no lo conocían.

Enclave… Periodismo Joven II Era.

 

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *