Home OPINIÓN Carpe Diem!
Carpe Diem!

Carpe Diem!

0
0

By:Me

 

“Buenos modales”

El maestro no era ciertamente, un exagerado de la etiqueta y las buenas maneras, aunque siempre daba muestras de una natural educación y elegancia en su trato con los demás. Una noche llevando al maestro a su casa en automóvil un joven discípulo se mostró especialmente grosero con un agente de tráfico, y en su propio descargo le dijo al maestro: -Prefiero ser yo mismo y que la gente sepa exactamente cómo me siento… la cortesía no es más que aire… -Eso es verdad- dijo conciliador el maestro-, pero aire es también lo que llevamos en los neumáticos Y fíjate cómo suaviza los baches… En otra ocasión el maestro paseaba calle abajo cuando, de pronto salió de un portal un hombre que chocó violentamente con él. El individuo, totalmente fuera de sí, rompió a soltar palabrotas. El maestro hizo una breve inclinación, sonrió amablemente y le dijo: Amigo no sé quién de los dos ha tenido la culpa de que chocáramos, pero no estoy dispuesto a perder el tiempo tratando de averiguarlo… si la culpa ha sido mía, le pido perdón; si ha sido suya, olvídelo.

Y tras hacer una nueva inclinación y esbozar una nueva sonrisa, siguió caminando el maestro. (A. De Mello)”Pero háganlo con amabilidad y respeto. Pórtense bien, como buenos seguidores de Cristo, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes sientan vergüenza de lo que dicen”

1 Pedro 3:16 -Para sonreír.

Estaba Pepito en el colegio y le dice a la maestra: -Maestra, ¿la puedo saludar de beso? Y la maestra le responde: Por supuesto que sí, ya veo que quieres mejorar tus modales -Pepito le dice: -No, es que tengo gripa y se la quiero pasar. ¡Animo Equipo! Nada nos cuesta amigos, los buenos modales, son el reflejo de la buena educación que recibimos de niños en nuestro hogar. Los buenos modales facilitan las relaciones humanas.

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *