Home OPINIÓN Algo que vale la pena leer
Algo que vale la pena leer

Algo que vale la pena leer

0
0

 

 

ALBERTO BOARDMAN

Más estadistas.

 

“Los presidentes no heredan problemas. Se supone que los conocen de antemano, por eso se hacen elegir, para gobernar con el propósito de corregir dichos problemas. Culpar a los predecesores es una salida fácil y mediocre”. Angela Merkel.

Los tiempos de crisis severas, vuelven frágiles a las democracias. Los seres humanos nos dejamos llevar por la pasión del momento y somos susceptibles a la hipnosis y al encantamiento temporal. Y ciertamente, los políticos dictatoriales modernos manipulan, seducen, deslumbran, se imponen. Todo lo contrario sucede cuando realmente se tiene la intención de transformar una nación. Para ello hay que estar dispuesto a cambiar de opinión. Hasta los simios lo hacen, pero los homínidos políticos no.

Lo cierto es que a pesar del optimismo que diariamente nos endilgan mañana tras mañana, la lista de ciudadanos que perciben una profunda crisis de decepción e incertidumbre aumenta cada vez más. Creo, como dijera Winston Churchill, que “La falla de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles, sino importantes.”

El político se ocupa y el intelectual se preocupa. Desde Aristóteles ya se pensaba que: “No es suficiente con imaginar un gobierno perfecto e ideal, lo que se necesita es un gobierno practicable que impulse medidas sencillas de segura implementación”.

Gobernar no admite improvisaciones. Ante las problemáticas que urgentemente precisa este país, necesitamos estadistas que con visión horizontal acepten el reto de gobernar con las altas y bajas que este ejercicio conlleva. No queremos sólo escuchar que las cosas están bien, que están mejorando, que vamos avanzando; queremos verlo, sentirlo y experimentarlo directamente. Todos. No un sólo sector de la población. Basta de excusas y discursos mañaneros de retórica pausada, incapaz de ofrecer resultados.

“Lo que este país necesita son menos políticos y más estadistas; porque el político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”. W Churchill.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *