Home OPINIÓN Algo que vale la pena contar

Algo que vale la pena contar

0
0

 

 

 

ALBERTO BOARDMAN

 

 

 

El Gran Confinamiento

 

Desde que se dio a conocer la propagación del virus a finales del año pasado y al tiempo de escribir esta columna, existen registrados más de cinco millones de contagiados y más de 329 mil víctimas mortales de coronavirus en el mundo.

 

Ni por asomo nos acercamos en números a la última pandemia catastrófica registrada históricamente como “Gripe Española” de 1918, la tercera más letal en la historia de la humanidad que se estima afectó un promedio de 500 millones de personas con una tasa de mortandad de 40-50 millones. (Apenas por debajo de la “Peste Negra” año de 1347, con 200 millones de víctimas; y la Viruela de 1520, con 56 millones de fallecidos).

 

Considerando esta comparación numérica, es muy posible entonces que nuestra actualidad y sus formas de comunicación e interconexión estén influyendo de manera determinante, ya que a estas alturas el impacto económico negativo ocasionado por la actual pandemia, se estima como la mayor crisis desde la gran depresión de 1929. El Fondo Monetario Internacional incluso se ha referido a esta situación como “El Gran Confinamiento”.

 

Es así como los analistas económicos han considerado hasta el momento cuatro predicciones: “V”, “U”, “W” y recientemente “L”, letras escogidas como resultado de su similitud de trazo, comparable con el gráfico correspondiente a la tasa de crecimiento económico en el mediano y largo plazo de tiempo.

 

La “V” se traduce entonces como el escenario ideal, una caída precipitada y una recuperación igual. La “U” (y el escenario más probable), refiere un estancamiento más prolongado de recuperación que la anterior. La “W” depende mucho del manejo actual y futuro dado a la pandemia, y como consecuencia un riesgo de caída y recuperación intermitente. Finalmente, el más temible escenario sería “L” con una caída sin tiempo definido de repunte.

 

Los tiempos cambian entre pandemia y pandemia, y lo mejor que podemos esperar es que el dinamismo científico y tecnológico característico de esta era, influya de manera determinante en un resultado igual de rápido y efectivo que haga frente a esta etapa de la historia que nos ha tocado vivir.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *