Home COAHUILA CARBONÍFERA A nueve años de la contingencia del huracán Alex apenas se siente conformidad con una nueva vida en la colonia Maseca
A nueve años de la contingencia del huracán Alex apenas se siente conformidad con una nueva vida en la colonia Maseca

A nueve años de la contingencia del huracán Alex apenas se siente conformidad con una nueva vida en la colonia Maseca

0
0

Luis Carmona 

Factor

 

NUEVA ROSITA, COAH.- A nueve años de la contingencia que provocó el Huracán Alex en la colonia Rovirosa de Nueva Rosita, antiguos habitantes de dicha colonia confiesan apenas tener resignación y conformidad con su nueva vida en la colonia Maseca.

La señora Josefa López Rico fue damnificada en aquella inundación que causó daños materiales en viviendas de la colonia Rovirosa, María, Filtros y Las Torres, al venir una creciente del río Álamos.

Nostálgica dijo que todo comenzó una tarde de sábado del día 3 de julio del año 2010 cuando nadie creía que venía una creciente del rio Álamos, porque según la información de las autoridades, el río Sabinas era el que había aumentado su caudal y se había desbordado, por eso se cerró la circulación por la carretera estatal número 20 Múzquiz a Nueva Rosita.

Era el gobierno del licenciado Antonio Nerio Maltos quien esa tarde había sobrevolado en su avioneta para verificar en la zona serrana como venía la cresta del rio Álamos pues habían informado que los estanques y arroyos habían desbordado y alimentado mas las agua del afluente.

Era una tarde tranquila y cada quien realizaba sus actividades cotidianas, sin embargo el edil Nerio Maltos empezó a movilizar a las autoridades para que se realizara un llamado de evacuación ante la probabilidad de que las aguas de los ríos Álamos y Sabinas pusieran en riesgo la integridad de los habitantes que vivían cerca de ellos.

Sin embargo nadie creía del tal fenómeno y las autoridades pasaban constantemente por las colonias aledañas a los ríos sin obtener respuesta de los colonos.

Pero fue cuando la corriente de agua del río Álamos que rebasó el puente en el poblado Paso del Coyote y fue cuando sobrevino la evacuación de todos aquellos habitantes establecidos en las colonias aledañas a los ríos.

 

 

La primera inundación había llegado y con ello algo insólito para todos los escépticos que pensaban que se trataba de una falsa noticia y fue crudo observar al ejército implementar el programa DN-III en la colonia Rovirosa.

Al día siguiente era domingo 4 de julio y el nivel del agua había disminuido lográndose apreciar visibles daños materiales a la gran mayoría de las casas ubicadas en la orilla del rio Álamos.

Sin embargo nuevamente otra venida de agua  procedente de la “serranía del Burro” amenazó con llegar y los damnificados estaban haciendo la labor de limpieza en sus casas y recuperando lo poco que podían porque el agua había dañado todo a su paso.

La creciente de agua llegó pero esta vez para quedarse más tiempo y la fuerza de la corriente de agua arrancó cimientos de enormes construcciones para asombró de los morbosos que se dieron cita en diferentes partes del río.

Doña Josefa con algo de nostalgia recordó que fue exactamente el día lunes 5 de julio que empezó la pesadilla para todos los damnificados que vieron su único patrimonio bajo el agua y con ello la pérdida de toda ilusión.

Casi al borde de las lágrimas la entrevistada detalló que fueron casi 30 días de andar refugiada en albergues y casas de familiares porque no tenía dinero para pagar la renta de una casa.

Todo parecía estar perdido pero el gobierno en aquel entonces encabezado por el profesor Humberto Moreira Valdez anunció que se iban a construir nuevas casas pero en otro sector de la localidad de Nueva Rosita.

Fue difícil al principio tomar la decisión de irse de una colonia donde vivió toda una vida pero estaba consciente de que era lo mejor para mí porque era un riesgo permanecer en la colonia Rovirosa.

La llegada a la colonia Maseca fue extraña pero un alivio porque se tenía un patrimonio nuevamente y dejó de dar molestias a los familiares tras varios meses de angustia y espera de que el gobierno entregara las casas.

Por ultimo doña Josefa mencionó que hoy jueves 4 de julio inicia un triduo de misas en la Iglesia de la Virgen del Refugio de los Pecadores de la colonia Maseca para recordar el milagro de haber sobrevivido a una catástrofe y el día domingo 7 de julio se tendrá  misa y lotería para recabar fondos económicos y continuar la obra de construcción de la iglesia del Refugio.

 

 

 

 

 

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *