Home COAHUILA CARBONÍFERA Recuerdan ciudadanos 8° aniversario del huracán “Alex”
Recuerdan ciudadanos 8° aniversario del huracán “Alex”

Recuerdan ciudadanos 8° aniversario del huracán “Alex”

0
0

 

Por: Cristina Flores Cepeda

Región Carbonífera, Coah.- En el marco del 8° aniversario del paso del huracán “Alex” que dejó destrucción de viviendas y pérdida de bienes materiales, la ciudadanía de la Región Carbonífera recordó hoy aquellos momentos, aunque de inmediato la voluntad firme y la acción perseverante de la gente de Sabinas y San Juan de Sabinas se puso de manifiesto y la recuperación fue relativamente rápida con el apoyo de las autoridades, pues tanto el Gobierno Federal, estatal y municipal de ambas localidades se aplicaron al 100%.

Una cosa es bien cierta: en la carbonífera, lo más importante es la grandeza de su gente, esa solidaridad tan característica de las personas que aquí radican es evidente en cada situación que vivimos, la forma en que los vecinos, la familia, todos, se unen para sacar adelante diversas acciones, así que aquella noche del 5 de julio (una noche muy larga, donde nadie durmió) no fue la excepción, una vez más quedó comprobado. Todos tenemos grabado en nuestra mente lo ocurrido aquel 5 de julio. Jamás  podremos olvidar ese día eterno; sacando muebles por la mañana y personas durante la noche, atendiendo, rescatando, ayudando…

Los alcaldes de San Juan de Sabinas y Sabinas, Antonio Nerio Maltos y Jesús María Montemayor, respectivamente, sobrevolaron la zona hasta la serranía “Del burro” y lo advirtieron, pero además personalmente sacaron familias, recorrieron por horas y horas las colonias afectadas ayudando, solidarizándose.

El tiempo ha transcurrido, 8 años han pasado, lo que nos lleva a pensar que la vida es solo un instante y los bienes materiales aquí se quedan, sean de cualquier dimensión  porque eso sí, aprendimos la lección de golpe: lo más valioso es la vida lo demás se recupera. Ese 5 de julio de 2010, la mayoría de las familias salieron tan solo con la ropa que vestían, no alcanzaron a sacar nada más por el embate de la naturaleza. Los gritos, el llanto… el miedo a lo que estaban viendo y que jamás pensaron que podía ocurrir. Atrás quedaron las inundaciones anteriores, del 21 del 70… ninguna ha sido como la de 2010 que llevó al río hasta la plaza principal en Sabinas donde corrió a raudales, rebasando la vía del tren hasta llegar a la colonia Centenario.

Los arroyos como “El Blanco” y “El Aguililla” no fueron capaces de retener en su cauce el agua, esta salió, se desbordó…. todo era caos aquella tarde-noche. Puedo asegurar sin temor a equivocarme, que la mayoría de las familias no durmieron, que observaban por la ventana de los albergues, de las casas donde se cubrieron de esta contingencia, esperando que el agua bajara. Desde el 3 de julio se pronosticó una inundación de dimensiones incalculables pero todos nos negábamos a creer que sucediera.

Hubo quienes, a pesar que en varias ocasiones les pidieron salir de sus domicilios no lo hicieron y ya por la noche no hallaban como salvar su vida; ya no sus bienes materiales, sino su vida. Ocho años se cumplen ya de la contingencia que provocó el paso del huracán “Alex”, tiempo en el cual, hemos dado cuenta de innumerables muestras de solidaridad entre hermanos, entre vecinos, entre todos; momentos que quedarán grabados en la mente de quienes aquí vivimos, por muchas cosas. Definitivamente debemos citar a la carbonífera antes y después de la contingencia porque no es el mismo.

La gente de estos municipios es bastante fuerte y así lo demostró, ayudándose unos a otros; hubo familias que se dieron a la tarea de sacar a sus vecinos en sus vehículos a pesar del riesgo de que sus unidades quedaran inservibles y lo hicieron con la única intención de ayudar sin esperar nada a cambio. Otros más a pesar de la fuerza del agua, se introdujeron en los arroyos para hacer “mano cadena” y ayudar a quienes se habían quedado varados. Lo que yo le pueda decir es poco: usted lo vivió.

En San Juan de Sabinas fue igual; rescatando gente, ayudando, atendiendo a todos…si, aquel 5 de julio permanece en la memoria de todos.

Todos lo vivimos durante ese lunes largo, el lunes 5 de julio que cambió radicalmente a las familias de estos municipios. El amanecer fue otro golpe más. La gente volvió a sus casas para darse cuenta que habían perdido todo; algunos sus muebles, vehículos y otros más hasta sus casas, porque no soportaron los embates del agua; eso sí, comprobamos que no estábamos solos porque con el nuevo día llegó la ayuda alimentos, agua, ropa, todo lo que era necesario para volver a iniciar en los hogares.

Llegó el entonces mandatario estatal profesor Humberto Moreira Valdez que se solidarizó con los afectados. Felipe Calderón Hinojosa en su calidad de Presidente de la República recorrió colonias afectadas en Nueva Rosita y aplicaron ambos diversos programas de emergencia.

Aunque el puente “cuates” impidió el paso, el ferrocarril fue la vía por la cual arribó una y otras vez la ayuda. Insisto: la Región Carbonífera es Grande, siempre ha sido Grande por su gente, por todos, porque cada quien puso su granito de arena; porque aún seguimos ayudando al vecino que se quedó sin nada, porque somos como dice nuestro escudo de armas: gente de voluntad firme y acción perseverante… ¿Lloramos? Sí. Yo creo que todos lo hicimos, aunque pocos lo acepten. Lloramos por lo que enfrentamos, por ver sufrir a nuestros semejantes… porque estamos vivos… porque somos humanos. Hoy ya dimos vuelta a la página y estamos como siempre: de pie.

 

 

 

 

 

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *