Home ESPECIALES Lydia Velázquez: Mamá y socorrista
Lydia Velázquez: Mamá y socorrista

Lydia Velázquez: Mamá y socorrista

0
0
  • Ser socorrista es de 24 horas los 365 días del año, solo la familia entiende eso

 Alejandro López Garza

 

SABINAS, COAH.- Con el apoyo de su esposo y de su familia, pero a la vez con tres hijos y con tres meses de embarazo, para Lydia Velázquez Aguilar no hay imposibles, es madre de familia, ama de casa, esposa, y también es Socorrista de la Cruz Roja Mexicana Delegación Sabinas.

Técnica en Urgencias Médicas, su profesión, inició en la carrera del rescate dentro de la Cruz Roja Mexicana Delegación Sabinas como voluntaria en el año 2005, a los tres años de haber llegado a la institución después de ser voluntaria obtuvo su empleo de planta.

“Siempre quise ser enfermera, nunca pude, en una ocasión vine a la Cruz Roja luego que hicieron una convocatoria para un curso de primeros auxilios, me gustó y aquí sigo, en esta institución”

“Yo comencé como voluntaria, recuerdo ese año, fue en el 2005”, explicó, al momento que recuerda cómo pasa el tiempo y no tiene en mente a cuanta gente ayudó o atendió en siniestros.

Con 12 años de carrera dentro de la Cruz Roja Lydia, ha logrado involucrar  a su familia, principalmente a su esposo y sus padres en lo que hace, siempre que hay actividades de Cruz Roja, la apoyan, le ayudan para que pueda salir adelante.

Con ese espíritu de lucha, de perseverancia, pero sobre todo de ayudar y trabajar por los demás es como ella ha pasado casi 12 años de su vida, que considera de las mejores experiencias que ha vivido.

 

“En esta profesión se sacrifican momentos familiares, vacaciones, paseos, pero la satisfacción de poder ayudar y servir a mi comunidad es mayor”, relató.

“Un segundo vale más que todas las horas del mundo”, dice en uno de sus pensamientos, cuando está al lado de su esposo y su familia, pues señala que es una mujer feliz.

Lydia es madre de tres hijos de 8,6 y 3 años, espera su cuarto hijo y contrajo nupcias con Armando Muñoz Sánchez en el año 2004, su esposo ha sido un apoyo fundamental en su carrera, pues la impulsa a seguir adelante y a superarse en esta profesión, que asegura Lydia es la mejor y nunca la cambiaría.

 

Contó que atender un accidente donde murió una familia en un choque en la carretera 57 en Cloete y no poder hacer nada por ellos fue uno de los momentos más difíciles de su vida.

, “Ahí estaba un pequeñito sin vida, no pudimos hacer nada mis compañeros y yo, es algo que no sé cómo explicar, pero a veces quisiéramos que las cosas no sucedieran de esa manera, llegamos y los tres estaban sin vida es algo muy difícil, uno como madre también lo siente”.