Home ESPECIALES Chofer de día, madre de noche: una historia de lucha y trabajo
Chofer de día, madre de noche: una historia de lucha y trabajo

Chofer de día, madre de noche: una historia de lucha y trabajo

0
0

*La fortaleza de una mujer está en su familia

Por: Angélica Ledesma

Según datos estadísticos del INEGI en Coahuila, 194 mil 562 hogares son sostenidos por una mujer que desempeña el rol de jefa de familia. Uno de ellos, está en la Hacienda Chiquita de Nueva Rosita en Coahuila, allí vive una mujer que desde hace 9 años trabaja en Servicios Públicos Municipales.

María Guadalupe Pérez Rodríguez es originaria de esta ciudad, actualmente tiene 44 años de edad, es madre de tres hijas ya casadas Andrea de 27, Lucero de 24 y Ana Bárbara de 21 todas de apellidos Martínez Pérez. Es abuela de nueve nietos.

A los 35 años la vida le cambió, se vio en la necesidad de continuar y sacar adelante a sus hijas convirtiéndose desde ese momento en la jefa del hogar.

Debido a que no terminó la secundaria, le resultó difícil colocarse en un empleo de los que consiguen la mayoría de las mujeres.

Cansada de recorrer calles y tocar puertas, la necesidad de llevarles comida a sus tres hijas menores de edad, la hizo preguntar por una oportunidad en la Dirección de Servicios Públicos Municipales, desde ese día hasta hoy, han pasado 9 años y orgullosa platica su desarrollo.

“Yo empecé barriendo calles, después pepenando la basura que la gente tira en las calles, sobre todo por el López Mateos, luego me pasaron al camión recolector subiendo tanques, de allí me echaron a la retro y luego a los camiones y pues, eso es en lo que ando”

Con el paso del tiempo Lupita  ha adquirido una gran habilidad para manejar la retroexcavadora y camión de volteo. “Yo pude llegar a hacer esto porque los compañeros me ayudaron mucho, ellos tenían mucha fe en que yo podía y creo que eso fue lo más importante para mí como mujer, que me tuvieran fe o a lo mejor no estuviera aquí”

Cundo le toca la limpieza del panteón Santa Rosa junto a sus compañeros de cuadrilla, igual trabaja utilizando una escoba, una pala carbonera o maquinaria pesada. Ella misma llena la caja del camión de volteo utilizando la retroexcavadora para luego ir a dejar  los deshechos que juntaron en el panteón municipal al basurero.

En la Dirección de Servicios Públicos Municipales trabajan un total de 127 hombres y tres mujeres, dos se desempeñan en la oficina y Lupita, convirtiéndose en la única en manejar maquinaria pesada.

Lupita, como le dicen en su trabajo, es un ejemplo de entereza, coraje y valor para afrontar las adversidades de la vida, dejando claro que el sexo femenino no tiene limitantes, lo único débil, puede ser la determinación para hacer algo distinto a lo que la sociedad está acostumbrada.

Sus tres hijas, dicen sentirse muy orgullosas de la actitud de su madre y la fortaleza con que afrontó la vida. Al respecto, este ejemplo de mujer comentó: “Es que la familia es la fuente de la energía de uno, sólo los hijos nos hacen hacer lo que sea por ellos.  Yo estoy muy satisfecha por que el taco que me llevo a la boca lo hago dignamente, me lo gano con el sudor de mi frente y nadie me apunta, nadie me señala ni puede decir que yo ando haciendo algo malo”

Ni el hombre es superior, ni la mujer inferior, cada uno tiene capacidades y limitaciones propias de su sexo. Cuando ambos aprendan a lidiar con eso. . .Habrá más mujeres como Lupita.

“Mi mensaje para todas las mujeres que lean esto es. . .Que no se dejen vencer por nada ni por nadie, hay que echarle ganas. La vida es muy bonita como pa´desperdiciarla, debemos salir adelante, las que tenemos hijos no podemos darnos pa´bajo” ESTAS FRASES SON TEXTUALES