Home COAHUILA NORTE La informalidad en iglesias genera jugosos beneficios para sus pastores
La informalidad en iglesias genera  jugosos beneficios para sus pastores

La informalidad en iglesias genera jugosos beneficios para sus pastores

0
0

Es evidente que en las iglesias existe ultraje financiero, físico y hasta sexual en contra de la misma feligresía

 

No se denuncia por el manipuleo del temor a Dios
 
Jorge Luis Ríos Flores
 
ACUÑA, COAH.- Los pastores son los que llevan a sus bolsillos jugosas ganancias económicas cuando presiden una iglesia que está en la informalidad, ya que no hay regulación de los donativos, ni en especie ni en dinero, que los feligreses aportan con “devoción y fe”, de acuerdo al pastor y contador público, Tomas Hernández.
La construcción de los edificios en donde se congrega la gente se hace gracias a donaciones de particulares y por ende no se tiene un registro de quien aportó un bloque, un bulto de cemento, varilla etcétera; por consiguiente cuando se disuelve la iglesia en la mayoría de los casos el pastor vende el edificio y se queda con el dinero, explica Hernández.
Si una iglesia está regularizada, inscrita ante la Secretaria de Gobernación, cuando se disuelve esta tiene que donar su edificio y todos sus bienes a otra congregación y jamás se debe de comercializar, destaca el pastor.
El estar en la informalidad una iglesia propicia vicios entre sus dirigentes y que se aproveche de la fe de sus seguidores, admite, y aunque las autoridades han planteado la necesidad de regularizar a las iglesias esto no da resultado debido a que para quienes las “manejan” significan jugosos negocios que hasta en ocasiones provocan pleitos familiares.
Para los ministros es mucho más ventajoso es estar en la informalidad que en el Registro Constitutivo como Asociación Religiosa, pero los feligreses pueden denunciar ante las autoridades cualquier anomalía como el darse cuenta que un pastor se hace rico de la noche a la mañana o bien que vende el patrimonio de la Iglesia.
Sin embargo, explica el pastor Tomas Hernández, la gente no lo hace porque está amenazada por sus representantes ante Dios de que si algo hacen mal en contra de ellos, les irá peor como castigo.

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *