Home OPINIÓN El TLCAN

El TLCAN

0
0

El TLCAN sufrió un golpe inadvertido en los últimos días proveniente de Canadá. El golpe pasó desapercibido en México y ello obedece a que buena parte de la atención mediática se centra en Donald Trump y sus declaraciones escandalosas. Pascal Beltrán del Río fue quien llamó mi atención de la reciente elección en Ontario, la provincia más próspera y poblada de Canadá, en la que Justin Trudeau y su Partido Liberal sufrieron un revés sustantivo a manos de un Trump canadiense llamado Doug Ford que compitió por el Partido Progresivo Conservador.

 

Doug Ford está cortado con la misma tijera que muchos de los nuevos liderazgos que comienzan a ocupar las posiciones de poder en el mundo, desfachatado, directo y simple en sus argumentos e ideas que encuentran mucha resonancia en amplios sectores de la sociedad que se encuentran hartos de los expertos, académicos y burócratas. Otra constante de este tipo de personajes es que tienen poca o nula experiencia en el gobierno o en la política y, dada la simpleza de sus ideas, rechazan los conceptos complejos como interdependencia económica, multilateralismo, etcétera. El arribo de Doug Ford a la política canadiense se dio de la mano de su hermano, quien fue tristemente célebre al convertirse en el primer alcalde de una ciudad grande del mundo, Ontario, en aceptar públicamente que utilizó crack.

 

El resultado electoral de Canadá es un golpe duro al TLCAN, no por la figura de Ford que ha dicho que apoyará a Justin Trudeau en materia de comercio, sino porque deja a un primer ministro, defensor de la integración trilateral de Norteamérica, con una gran debilidad de cara a las elecciones que enfrentará el próximo año.

 

En caso de que Trudeau no sea favorecido por las urnas el próximo año, México se quedará sin un interlocutor que ha logrado hacer contrapeso a Estados Unidos en la región de Norteamérica. Un liderazgo más pragmático en Canadá podría optar por un acuerdo bilateral con Trump al estilo sálvese quien pueda o podría llevar a Trudeau a cambiar de consideraciones con respecto a las ventajas de hacer frente común con México.

 

OTRA ELECCIÓN

 

La debilidad de Trudeau en Canadá no es el único factor determinante para el futuro del TLCAN, quizás un aspecto más determinante sea la elección intermedia de Estados Unidos que por lo polarizado del ambiente político estadunidense se va a convertir en un referéndum de la actual administración. En caso de que triunfe Trump y retenga la mayoría de la Cámara de Representantes y el Senado tendrá muchos incentivos y respaldo para continuar con su agenda proteccionista en la que el fin del TLCAN es una opción viable. En caso de que Trump pierda la mayoría, entonces estaremos en el ocaso de su Presidencia y, aunque puede intentar denunciar el tratado, será muy difícil que pueda terminarlo.

 

ELECCIÓN EN MÉXICO

 

Un aspecto importante y sobresaliente del escenario mexicano es que los tres principales candidatos han expresado su respaldo al TLCAN, incluso el que tiene mayor probabilidades de resultar electo, Andrés Manuel

López Obrador, ha pedido que haya cautela con respecto al acuerdo. No obstante, si Estados Unidos y Canadá se decantan por una agenda más aislacionista y proteccionista, el discurso que naturalmente se adapta mejor a ese escenario es el de Andrés Manuel López Obrador. El TLCAN es vital para México y Canadá, y muy importante para la salud económica de Estados Unidos, lo que me hace considerar que tortuosamente, pero el tratado va a continuar, sin embargo, al haber lanzado Trump una ofensiva agresiva con los aranceles al aluminio y al acero ha colocado a los tres países en estado de guerra y en una guerra, por pequeña que sea, los errores de cálculo tienden a escalar y los resultados tienden a generar pérdidas para todos los involucrados. En la etapa que se dibuja se requiere audacia, delicadeza y acertividad.

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *