Home OPINIÓN Carpe Diem!
Carpe Diem!

Carpe Diem!

0
0

By:Me

Un joven caminaba con su padre cuando se detuvieron en una curva. Después de un pequeño silencio, el padre preguntó al hijo: -Además del canto de los pájaros, ¿escuchas algo más? Durante algunos segundos el muchacho se concentró en los ruidos del ambiente y luego respondió: -Estoy escuchando el ruido de una carreta. -Correcto- Dijo el Padre- es una carreta vacía. ¿Cómo sabes que está vacía si no la estás viendo? -preguntó el joven. -Es muy fácil saberlo. Cuando una carreta está vacía Hace mucho ruido. Y cuanto más vacía está, tanto mayor es el ruido que hace. Cuenta el jovencito de la historia que nunca olvidó la lección de su padre. Cada vez que veía que alguien hablaba demasiado o hacía alarde de sus conocimientos, le parecía escuchar otra vez la voz de su padre que le decía: “Cuanto más vacía la carreta, tanto mayor es el ruido que hace”
“El que mucho habla, mucho yerra; el prudente refrena sus labios” Proverbios 10:19 -Para sonreír: ) – Se inaugura un aeropuerto en Galicia. Se congregó una gran multitud el día de la inauguración. De pronto por los altavoces se oye el siguiente anuncio: Se ruega a todos lo ciudadanos invitados que no echen más migas de pan a la pista…¡Que los aviones bajan solos hombre…!

Como dice el viejo refrán, “en boca cerrada no entran moscas”. Que sea nuestro hablar prudente y mesurado.

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *