Home ESPECIALES Amo a mi hijo autista
Amo a mi hijo autista

Amo a mi hijo autista

0
0

*El Trastorno del Espectro Autista (TEA) inicia en la niñez y dura toda la vida

Carlos Macías / FACTOR

NUEVA ROSITA, COAHUILA. – El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez y dura toda la vida; tiene afectación en cómo una persona se comunica, aprende, interactúa y se comporta.
En la actualidad esta condición de niños y niñas es tratado por profesionales desde la niñez, pero es en gran medida, una responsabilidad de los padres de familia el garantizar que asistan a las instituciones públicas y privadas para poder entender los detalles de su tratamiento, así como los cuidados especiales que necesitan de por vida.
Este trastorno incluye: al Autismo, Síndrome de Asperger, Trastorno Generalizado del Desarrollo no Identificado. Se le denomina “Trastorno del Espectro” por la gran variedad de síntomas:
* Dificultad en la comunicación, verbal y no verbal.
* Comportamientos repetitivos.
* Hiper sensibilidad.
* Interacciones sociales.
* Resistencia a cambios.
* Manifestación de rabietas sin motivo aparente.
* Aislamiento.
* Insensibles a métodos tradicionales de enseñanza.
*Ecolalia.
* Dificultad para entender sentimientos.

Como parte del trabajo de concientización social, instituciones como en el Centro de Atención Múltiple #17 que dirige la maestra Yhamel Lourdes Martínez García, de manera reciente se realizó una convocatoria para que los padres de familia dedicaran una carta a sus hijos autistas, resultando un evento emotivo y memorable para la institución y para aquellas personas que tuvieron la oportunidad de escuchar las conmovedoras palabras de amor que recibieron estos niños tan especiales.
Con lágrimas y sentimientos encontrados, fueron leídas las cartas en voz de las madres, aunque hubo algunas que prefirieron que un maestro o maestra lo hiciera al ganarles el sentimiento.
Como jueces calificadores fungieron los maestros: Dora Olivia Vega, supervisora de la zona escolar 301, Adriana Ramos directora de USAER y Rubén Buendía también del USAER.
Luego de deliberar sobre el contenido de las cartas, se decidió otorgar el primer lugar a la señora Ludivina Andrade Gómez madre del alumno Mario Enrique Hernández Andrade, cuyo contenido es el siguiente:

“CARTA A MI HIJO CON AUTISMO”

Cuando Mario nació sufrió hipoxia neonatal severa.
El pediatra nos dice que no pasaría 24 horas, traía una lesión muy fuerte, así como una infección, que si vivía nada sería normal.
No teníamos idea de lo que nos teníamos que preparar, solo le pedimos a Dios que se hiciera su voluntad que lo íbamos a amar y cuidar como Mario estuviera.
Mario nace un viernes, para el sábado está estable, el domingo empeora, convulsiona, le dan taquicardias ya le funcionaba mal el corazón, bajaban signos vitales y otra cosa más. Para el lunes otro pediatra le quitó el oxígeno y nos dice que tiene que respirar por sí solo, para el martes un eco cerebral con resultado bueno porque no traía nada inflamado. No lloraba desde que nació, le aplicaban varios medicamentos y entre esos la amikacina, solo gritaba, lo dan de alta después de ocho días.

Continuamos con las citas periódicas con Neuropediatra. El especialista nos dice que después de todo el medicamento que le fue aplicado es un milagro para estar vivo. Que el tiempo nos dirá que será de Mario, que todo lo que pasó le dejará secuelas.
A los cuatro meses Mario no sostiene la cabeza, me mandan a rehabilitación tres días a la semana por dos meses y en ese tiempo no da resultado para que sostenga la cabeza, aparte que era probable que no caminara porque no respondía a los aparatos que le ponían algo así como toques. Ya en plática con las fisiatras me preguntan de dónde somos, me mandan a Rosita y que acá me van a dar la rehabilitación que el niño requiere.
Llegamos a Rosita, ahí luego luego me dijeron que no me podían ayudar mucho porque estaban preparados para atender personas adultas.
Me recomendaron la Escuela de Educación Especial CAM #17; llega Mario a los seis meses, me lo recibe la maestra Doris Alonso quien siempre me aconsejaba que llenara el cuarto de globos de colores para que ubicara la vista, que me pintara los labios bien rojos cuando platicara con Mario y hasta que me pusiera una pañoleta o gasa roja en mi cola de caballo.
Al año logra sostener la cabeza gracias a Dios. Lo poníamos a gatear porque eso le ayudaba a funcionar mejor el cerebro. Comienza a caminar al año dos meses nada normales con mucha torpeza.
Sigue la etapa de hiperactivo donde en más de cuatro ocasiones estuvo cerca de accidentes como pasar por debajo de caballos, tirarse en albercas sin medir la profundidad, treparse en árboles que ni esperábamos llegar a hacer eso, jugar con perros bravos de vecinas y así varias anécdotas por lo inquieto.
Me recomendaban lo amarrara con cinturones especiales para este tipo de situaciones lo cual nunca hice porque no era mi idea.
Siempre he confiado en Mario que, si no entendía a la primera, segunda o tercera, tal vez en la 1001 si, al igual que sus logros algún día los alcanzará.
Llegó a la edad de preescolar y nos cambiamos del CAM de Rosita turno matutino a Sabinas turno vespertino. Por la mañana iba a Jardín de Niños y por la tarde a rehabilitación al CAM Sabinas a terapias físicas y de lenguaje.
Siempre consientes y realistas de que no aprendería igual que otros niños pero que en algo ayudaría. Termina dos años de Jardín y nos regresamos al CAM de Rosita (Se nos facilitaba y ahorro de transporte).
No fue apto para ir a escuela primaria regular.
En la actualidad consideramos que tiene grandes y maravillosos avances, muy buenos para la vida gracias a Dios. Ha tomado cursos de natación y equino terapia, todo favorable.
Hoy en día Mario camina, corre, baila, nada, habla, canta, es muy noble, sensible, limitado en su aprendizaje, pero ha logrado escribir, leer e identificar números, también con muy buena memoria.
Para nosotros es una gran bendición tenerlo y ver todo lo que se ha logrado con él.
Hemos tenido altas y bajas porque en todo este proceso no todo es maravilla.
Ha tenido cambios hormonales que le han afectado como las crisis de ausencia constantes, sangrados nasales entre otros.
Mario es el hijo mayor de tres. Dentro de su autismo también es protector, enamorado, corajudo, repetitivo, alegre, batalla para expresar lo que piensa o siente. También actúa según le convenga.

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *