Home OPINIÓN Algo que vale la pena contar
Algo que vale la pena contar

Algo que vale la pena contar

0
0

ALBERTO BOARDMAN

 

Poco reparamos en la importancia de algo tan cotidiano como la sal. Se dice que los chinos fueron los primeros en utilizarla, allá por el 2000 a.C. y que en Egipto, se comenzó a curar la carne en sal, elaborando las primeras salazones de jamón y pescado. En algún momento de la historia también ha sido objeto de conflicto, como el sucedido en 1540 denominado “La guerra de la sal”, originada por una insurrección en la ciudad de Perugia contra los Estados Papales. En aquel entonces la sal era sumamente apreciada para la conservación de alimentos y al Papa Paulo III, se le ocurrió cobrar carísimos impuestos por su uso.

Otro dato interesante lo encontramos en la etimología, por ejemplo el término “salario” deriva del latín “salarium” y significa ‘pago de sal o ‘por sal’, que era con lo que se pagaba a los soldados romanos. Otras palabras también derivadas  serían: salami, salsas, salchichas, ensaladas. Su descubrimiento como conservador posiblemente sucedió al azar, cuando se observó que un alimento olvidado sobre sal, duraba mucho más tiempo debido a que se deshidratan las bacterias responsables de la descomposición: iones de sodio y cloro, actúan para que se detenga el proceso biológico de putrefacción.

Suele ser utilizada en la producción de papel, en el curtido de cueros y pieles, elaboración de jabones, detergentes, anticongelantes, cerámicas, e incluso, es un elemento muy utilizado en la elaboración del famoso plástico PVC.

Religiosa y supersticiosamente, quién no recuerda por ejemplo, la famosa mujer de Lot y las múltiples menciones de este elemento en la biblia, como aquella en la que Mateo dice a Jesús “Tú eres la sal de la tierra”. Como protectora de maleficios, se echa una pizca de sal encima del hombro izquierdo para alejar la mala suerte, incluso la leyenda de derramar sal en la mesa, es un mal agüero debido a que se dice que durante la última cena, Cristo derramó la sal. También se cree que alguien con mala suerte “está salado”, probablemente porque en una tierra salada no crecen plantas, siendo sinónimo de estéril y pobre.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.                                     Contacto: radioelitesaltillo@hotmail.com  –  Twitter: @AlBoardman

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *