Home OPINIÓN Algo que vale la pena contar

Algo que vale la pena contar

0
0

 

 

ALBERTO BOARDMAN

 

El segundo Waterloo

Por ahí de octubre de 1861, el gobierno de Benito Juárez anunció que no disponía de recursos para pagar la deuda externa que México tenía con Francia, Inglaterra y España. Los aludidos suscribieron entonces la “Convención de Londres” que en pocas palabras anunciaba el envío de contingentes militares a México para cobrar 80 millones de pesos. Curiosamente de dicha cantidad, 69 millones correspondían a Inglaterra, apenas 9 a España y sólo 2 a Francia.

Ante la amenaza, Juárez ofreció el diálogo, dando origen a “Los Tratados de La Soledad” celebrados en febrero de 1862, mediante los cuales se negociaron términos y plazos de pago en la hacienda de “La Soledad” cerca de Veracruz. Españoles e ingleses se retiraron conformes con el plazo de moratoria ofrecido por México, pero los franceses, con todo y que eran a los que menos se debía, exigieron de inmediato el pago total de la deuda, amén de una cantidad inverosímil de exigencias que a todas luces resultaban imposibles de ser cumplidas. Lo que en realidad pretendían los franceses era tener el pretexto para un enfrentamiento bélico del cual sacar partido posterior a una invasión, considerando la posición geográfica de México respecto a los vecinos del norte. Así que a finales de abril desconocieron los “Tratados de La Soledad”, y pusieron en marcha su ejército rumbo a Puebla, a efecto de proceder luego hacia la ciudad de México, ya en franca declaración de guerra.

Los franceses poseían un ejército bien preparado y equipado que se vanagloriaba de no haber cedido ni una sola batalla desde 1815 en Waterloo, cuando Napoleón perdería contra los ejércitos inglés, holandés y alemán, dirigidos por el Duque de Wellington. Y vaya que posteriormente a dicha derrota habían triunfado en múltiples ocasiones, ahí están las batallas de Solferino, Magenta y el sitio de Sebastopol; sin embargo nunca se imaginarían que 47 años después, volverían a probar las hieles del fracaso sólo que ahora en México, en Puebla un 5 de mayo de 1862. La batalla logró retrasar la instauración del Segundo Imperio Mexicano establecido en el país de 1863 a 1867, pero esa ya es otra historia.   

 

 

Somos lo que hemos leído y esta es palabra de lector.                                  Contacto: radioelitesaltillo@hotmail.com  –  Twitter: @AlBoardman

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *