Home Alberto Boardman Algo que vale la pena contar

Algo que vale la pena contar

0
0

POR: ALBERTO BOARDMAN

-¿Podríamos hablar de decadencia humana cuando ni siquiera hemos confirmado que  en algún momento hemos llegado a la cúspide?

-Bueno, quizá se debe a que la evolución de la humanidad resulta imposible de medir en un plano de totalidad, depende de muchos factores. En cada era han existido cumbres y consecuentes caídas. Creo que tal vez una constante sería que a mayor alcance del salto, resulta proporcional el descalabro.

-Claro, algunos ejemplos serían: Revolución Industrial igual a motores, máquinas, pero también su derivación en tanques y armas para la guerra. Otro sería el descubrimiento de la energía nuclear desviado a la construcción de bombas. Y ¿el avance tecnológico? dispositivos, formas de comunicación, redes de información, ¿podrían transformarse en el Némesis de la humanidad actual?

-Quizá no se trate sólo de condenar, sino más bien, de dimensionar. Imagina que en tiempos de Hitler, hubiesen existido los canales de comunicación actuales, ¿cuántos hechos no hubiesen sido evidenciados o promocionados a través de la red? ¿Hubiese ganado más fanáticos o detractores? ¿El resultado final hubiese variado?

-No lo creo, independientemente de las variables, una constante es lícita siempre y cuando no incremente las desgracias de la humanidad.

-¡Exacto! al final todo nos lleva siempre a la misma ecuación, el eterno dilema moral sobre el bien y el mal. Entonces, ¿qué tenemos hoy?

-Un resultado propio de la descomposición social.

-Claro, y conste que no se trata de mirar hacia al pasado, si no de reencaminar el presente para proteger el futuro. Pero ojo, se trata del futuro del siguiente minuto, es decir el inmediato.

-¿Y podremos hacerlo si la disciplina y el orden se relajan, los valores se abandonan y sólo atinamos a exponer ideas, comunicarnos y vivir en un entorno virtual?

-El máximo error de estos tiempos radica en creer que aquello que condenamos como falsa realidad no existe. Está tan viva que la mejor prueba de su dimensión estriba en que, aunque cerráramos los ojos e intentáramos dejar de creer en ella, sus monstruos no desaparecen.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.                                    

Contacto: radioelitesaltillo@hotmail.com  –  Twitter: @AlBoardman